Un importante suceso de inteligencia criminal para llegar a la verdad

06/06/2017

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la República Argentina no se enteró de noticias prósperas de Estados Unidos sobre Odebrecht

Contra la corrupción de nuestro país: Martinez de Giorgi mando a allanar oficinas de Calcaterra
El ministro de Justicia le solicitó al fiscal general de EE.UU. colaboración en la causa que investiga el pago de sobornos de la compañía. Pero el pacto de confidencialidad firmado con la compañía no está permitido.
No hubo nada relevante, ni informacion, ni pruebas importantes. Germán Garavano terminó la reunión con el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, con las manos vacías. Un número de periodistas de nuestro país esperaban con perspectiva que se anunciara un pacto con la entidad estadounidense para que brinde información acerca de quiénes recibieron el dinero de la firma Odebrecht para garantizarse el otorgamiento de obras públicas. Pero esto no resultó como parecía, nada fue como se esperaba.

Que es la inteligencia criminal y cual es su función ante la justicia

“Acá las cosas no funcionan como en la Argentina”, se pudo entender de forma no oficial uno de los integrantes de la comitiva que viajó hasta Washington para reproducir en el Woodrow Wilson International Center for Scholars sobre la iniciativa “Justicia 2020”. Para comprender la voz de la fuente, nuestro consejo es repasar su explicación: “Odebrecht realizó un pacto con la fiscalía general de EEUU, por este motivo no sólo se involucró en suministrar información sobre los sobornos realizados, sino además a devolver una porción del dinero malhabido (hablamos de una cifra millonaria), pero ese pacto tiene cláusulas muy estrictas de secreto que no se deben evadir de forma tan grosera porque se expondrían a que se caiga, y si no se continúa, la plata no regresa… “, detalló la fuente. Sin embargo, todo sugiere que la comitiva argentina regresaría con un “premio sorpresa”: claves que todavía no fueron revelados de la denuncia que el fallecido financista realizo delante de la Unidad de Información Financiera (UIF). Garavano ya se junto en Nueva York con algunos fiscales argentinos que investigó a la constructora brasileña, eje del “Lava Jato” que se ventila en Brasil, pero con trascendencia en Argentina, donde la empresa declaró haber pagado retornos del orden de los 35 millones de dólares a partir del y 2014. Antes de partir rumbo a Estados Unidos, Garavano les reclamó a los abogados de Odebrecht, a los que les exigió que “le brinden al Estado argentino el listado de los que recibieron sobornos” en el país para remitirlo “rápidamente a la Justicia”, en tanto que la empresa le brindó papeles relevante de sus pactos locales de obra pública durante este periodo.

La empresas fueron allanadas

Dentro del marco del proceso judicial que busca el supuesto pago de sobornos para las obras del tren Sarmiento por el conocido hecho del “Lava Jato” brasileño, Marcelo Martínez De Giorgi realizó ayer más allanamientos a las oficinas de las empresas IECSA, Odebrecht y Ghella. En la causa se procura definir la existencia de precios magnificados, así como la entrega de sobornos para ganar la subasta. El operativo fue realizado en las oficinas de la compañía ubicadas en L. N. Alem al 800.

Por su parte, el fiscal federal Federico Delgado solicitó que la ANSES detalles los puntos del “respaldo legal” que tuvo la firma de un pacto mutuo entre ese organismo y AySA por $890. 000 millones, en la causa que investiga el presunto pago de sobornos para la construcción de dos plantas potabilizadoras en el Paraná de las Palmas, adjudicada a la compañía brasileña. Delgado solicitó al juez federal Sebastián Casanello que demuestre “el apoyo legal del mutuo entre AySA S. A. y el citado organismo por la suma de 890. 000 millones de pesos del 21 de agosto de 2008 por un plazo de 10 años, aprobado por resolución del Ministerio de Planificación N° 776”.